Información adicional

Aquí encontrarás un resumen de los lugares, actividades y eventos que vale la pena conocer, mismos que incluimos en nuestros programas de viaje. El glosario está dividido por regiones. En caso de que tengas alguna consulta, no dudes en contactarnos.

Barrancas del Cobre

Bahuichivo es una de las estaciones del Chepe y desde aquí  se llega al pueblo de Cerocahui el cual se encuentra a 30 minutos y tiene 1,600 m. de altura. 

Cerocahui fué fundado en 1690 por el sacerdote Jesuita Juan María de Salvatierra quién estableció aquí la Misión San Francisco Xavier. Se dice que fué uno de los primeros en explorar el fondo del Cañón de Urique.

Cerocahui es uno de los pueblos más peculiares y pintorescos de la Sierra Tarahumara, da la impresión de que poco ha cambiado desde la llegada de los Jesuitas, porque todavía es un pueblo sin agitación y estrés.

El área alrededor de Cerocahui es un verdadero paraíso para el senderismo, caminatas a la cascada de Huicochi, paseos a caballo o bien visitar el mirador del Cañón de Urique. 

Desde Cerocahui puede visitar el pueblo de Urique que se encuentra al fondo del cañón en un tiempo relativamente corto. En el trayecto podrás ver algunos ranchos de los habitantes en su mayoría de familias Rarámuris.  Experimenta cómo el paisaje con coníferas cambia gradualmente a medida que desciendes en un paisaje tropical con palmeras. En el pueblo de Urique recomendamos refrescarte en el río y caminar por la pequeña alameda y plaza. Si desea realizar esta interesante excursión, debe planificar al menos dos noches en Cerocahui ya que para hacer este recorrido se requiere de todo un día.

Chihuahua es la capital del estado del mismo nombre. No solo es el estado más grande, sino también uno de los más ricos de México debido a la cría de ganado, la minería y la industria maderera. La ciudad está ubicada a 1,440m y tiene 247,087 km2.

Chihuahua fué fundado por misioneros españoles en 1709 por don Antonio Deza y Ulloa. A pesar de la distancia a la ciudad de México, la ciudad jugó varias veces un importante papel histórico  y sirvió especialmente como refugio para políticos sin poder.

En 1811, el padre Miguel Hidalgo, padre del movimiento de independencia mexicano, fué arrestado por las tropas Españolas, después de su fuga hacia el norte, sentenciado a muerte y fusilado en Chihuahua.

Benito Juárez, presidente mexicano de 1858-1863 y 1867-1872, se quedó en Chihuahua con frecuencia después de que fuera destituido del poder en 1863 y reemplazado por el emperador austríaco Maximiliano. Allí planeó con éxito la resistencia al Imperio, que terminó con el derrocamiento de Maximiliano.

El invitado más destacado de Chihuahua fué sin duda Pancho Villa. A menudo visitaba la ciudad durante la Revolución Mexicana de 1910. Si deseas obtener más información sobre Pancho Villa y sus obras, sugerimos visitar el Museo de la Revolución en Chihuahua. Donde podrás observar algunos objetos personales así como el  automóvil en el que fué acribillado.

Recomendamos dar una caminata por el centro histórico y visitar la Catedral, una maravilla barroca que data de 1725. En el área de la catedral no hay que perderse la visita al Museo de Arte Sacro. Frente a la catedral se encuentra la Plaza de Armas y el Palacio Municipal en el que se pueden ver los murales de Aarón Piña Mora sobre la historia de Chihuahua.

Creel fué fundada en 1907, durante la primera etapa en la construcción del ferrocarril  Chihuahua al Pacífico. Se convirtió en una pequeña ciudad y ahora es el asentamiento mestizo más grande e importante en la línea ferroviaria. La ciudad tiene el carácter de una ciudad minera de oro. Por un breve momento, casi podrías olvidarte de estar en México.

Creel es la puerta de entrada a Barrancas del Cobre y al Pueblo Mágico de Batopilas. 

El sacerdote Jesuita Luis Ver Plancken ha estado haciendo programas de ayuda para los indígenas Tarahumaras durante años. Es por eso que este lugar es a menudo considerado como el centro de reunión de los Tarahumaras. Es solo gracias a los esfuerzos incansables del sacerdote que los indígenas tienen tres hospitales en el área de Creel, donde son tratados casi gratis. Los hospitales se financian con donaciones y los ingresos de los artículos Tarahumaras vendidos en la tienda de la Misión al lado de la iglesia.

Creel fue nombrado “Pueblo Mágico” en 2007. Este es un nombramiento muy especial que otorga la Secretaria de Turismo Federal a pueblos con magia, cultura e historia. 

Creel tiene numerosos hoteles, restaurantes y tiendas de recuerdos. Se ofrecen varias excursiones: se puede montar a caballo, alquilar bicicletas de montaña, participar en varias excursiones de un día o simplemente explorar la ciudad. Los lugareños o los indígenas Rarámuris se reúnen en la Plaza Mayor para vender sus artesanias hechas a mano a los turistas.

Se pueden hacer varias excursiones desde Creel:

  • Lago Arareco, este hermoso lago está ubicado a 7 km al sureste de Creel, en el camino a Cusárare. Tiene una superficie de 40 hectáreas y una longitud de 3 km. Es uno de los lugares más encantadores de la zona. Está rodeado por densos bosques de pinos y robles y está habitado por una variada vida silvestre. En el lago se puede dar un paseo, montar a caballo o andar en bicicleta. También se puede hacer un recorrido en un lancha con remos.
  • La cascada de Cusárare se encuentra a 22 km al sur de Creel, cerca del pueblo del mismo nombre. Tiene 30 m de altura y parece una catarata rodeada de montañas cubiertas de extensos pinares.
  • La Misión de Cusárare fue fundada por jesuitas a mediados del siglo XVIII. Todavía conserva una gran parte de la arquitectura original. En el interior se apresian más de 40 pinturas sacras de los siglos XVI, XVII y XVIII. La misión celebra los festivales más importantes de la comunidad, como la Semana Santa.
  • Las principales atracciones de esta región son las dos cascadas más grandes de México. Estas son Basaseachi con una caída de 246m y la Piedra Volada con 453 m. Estas cascadas se pueden ver desde diferentes puntos de vista.
  • La Barranca Candameña se encuentra al pie de la cascada Basaseachi. Esta barranca aún es relativamente desconocida porque es muy difícil de acceder.
  • Desde Creel también puede visitar las Barranca de Batopilas (a 123 km). Tiene 1.750 m de profundidad y también se conoce como “La Bufa”. Este es el antiguo nombre de la mina de oro y plata que hizo de Batopilas un lugar glamoroso. Fué fundada en 1708 después del descubrimiento de yacimientos de plata.
  • También está “La ruta de la plata”. La cual tiene 225 km de largo y comienza en Chihuahua. Conduce a través del “corazón” de la Sierra Tarahumara hasta la antigua mina de plata Batopilas. En el siglo XIX se extrajeron más de un millón de onzas de plata. La plata fue transportada en burros a Chihuahua en 7-8 días. Los animales transportaban hasta 25 kg de plata y recorrían 40 km por día. 

El camino era muy transitado hasta que se cerró la mina de plata. Hoy puedes redescubrir esta ruta a pie, en bicicleta o a caballo.

Esta parada se encuentra exactamente en el medio de la línea ferroviaria entre Los Mochis y Chihuahua a una altitud de 2.200m y casi en la orilla de las barrancas desde donde se aprecia una espectacular vista.

Aquí es donde se encuentran tres de los cañones más grandes, los cañones Urique, Cobre y Tararecua.

El tren se detiene en Divisadero durante 15 minutos para que los viajeros puedan bajar del tren y tomar fotos de los cañones y  o comprar artesanías que venden los Tarahumaras.

También puede probar una comida tradicional mexicana, las “Gorditas”. Estas son tortillas de maíz rellenas de verduras o carne.

A unos pocos kilómetros se encuentra el Parque Nacional, donde puede dar un paseo sobre los cañones en teleférico o Ziprider. Las góndolas pueden acomodar hasta 60 pasajeros.

Esta hermosa ciudad colonial situada a orillas de el río Fuerte es curiosamente desconocida para los viajeros internacionales. Históricamente, El Fuerte es una de las ciudades más importantes e interesantes del norte de México. Tiene un casco antiguo caracterizado por el estilo colonial español y está firmemente arraigado en la cultura con las tradiciones indígenas Yoreme. En la ruta de Los Mochis a Chihuahua, El Fuerte es la primera parada del “CHEPE”. La ciudad se encuentra a unos 80 km al noreste de Los Mochis. 

El Fuerte fue fundado en 1564 por el español Francisco de Ibarra como “La Villa de San Juan Carapoa”. Los primeros jesuitas llegaron a la región a fines del siglo XVI.

Los indígenas seguros e indomables de la zona rechazaron inicialmente el cristianismo y prestaron poco respeto a los Españoles. Para estar a salvo de los constantes ataques indios, los conquistadores construyeron una fortaleza a principios del siglo XVII. Desde entonces, esta ciudad ha sido conocida como El Fuerte.

Durante el siglo XVIII  Españoles llegaron a El Fuerte para explorar lo que ahora son los estados de California y Arizona y para abastecerse de provisiones. Durante este tiempo, la ciudad se convirtió en un importante centro comercial. Era un cruce de tráfico donde se transportaban tesoros y mercancías en la legendaria ruta “Camino Real” (entre Nuevo México en los Estados Unidos y la Ciudad de México).

En 1824, después de que México se independizó de España, El Fuerte se convirtió en la capital de lo que entonces era el Estado de Occidente, que correspondía a los estados actuales de Sinaloa y Sonora y llegó al norte hasta el Gran Cañón en lo que ahora es el estado de Arizona.

A principios de este siglo, figuras prominentes de la Revolución Mexicana como Francisco I. Madero o Venustiano Carranza visitaron esta ciudad y en 1915 durante la Revolución Mexicana, la ciudad fue incluso el escenario de una batalla.

El gran momento decisivo para El Fuerte se produjo en 1952 con la construcción de la central hidroeléctrica Miguel Hidalgo, a la que siguió en 1965 otra con el nombre de Josefa Ortiz de Domínguez y unos años más tarde en 1996 con el nombre de Luis Donaldo Colosio (conocido popularmente como Presa Huites). Estas estructuras ayudaron a la región a crecer.

Los embalses son interesantes destinos de excursión desde El Fuerte. Otros atractivos son las inscripciones murales o petroglifos de hasta 1,500 años de antigüedad que se han encontrado en el área. “El cerro de la máscara” comprende aproximadamente 45 piedras, que juntas tienen más de 100 grabados. Estas piedras tienen entre 800 y 2.500 años. También se pueden visitar las ruinas de las estaciones Misioneras Jesuitas.

Los indígenas Yaqui y Yoreme todavía viven en la región alrededor de El Fuerte, quienes, como los Tarahumaras, han conservado un estilo de vida tradicional. El Fuerte es ahora un ejemplo vivo de la historia donde puedes ver la arquitectura única del estilo colonial, como el ayuntamiento, el quiosco, el museo y algunas casas antiguas.

El Fuerte fué nombrado “Pueblo Mágico” por su encanto colonial, cultura y e historia.

La ciudad de Los Mochis está a 15 kilómetros de la costa del Pacífico y es en la actualidad el centro de una zona agricola de riego muy fructífera.. Fué descubierta en 1533 por el conquistador español Diego de Guzmán y en estuvo poblada por indígenas de las tribus Tehuecos, Zuaques y Ahomes. 

La ciudad fué fundada a finales del siglo XIX. El crecimiento de la ciudad se dió cuando el estadounidense Benjamin Johnston, construyó una fábrica de azúcar, lo cual jugó un papel importante en el desarrollo de la ciudad. Pues se establecieron los primeros asentamientos que contribuyeron al crecimiento económico. En 1903 este asentamiento humano alcanzó el nombramiento de ciudad. 

Los Mochis es una ciudad moderna y no cuenta con edificios antiguos o historicos. En el Museo Regional puede encontrar imagenes de como fueron los inicios de esta ciudad. El Jardín Botanico encontrarás una colección de árboles y plantas traídas de todo el mundo.

En tu visita te invitamos a degustar los deliciosos mariscos y a dejarte consentir por la calidéz de la gente que te recibe con los brazos abiertos.

A 15 km de distancia se encuentra la Bahía de Topolobampo en el Golfo de California. La tercer bahía natural más profunda del mundo. Sugerimos realizar un paseo en yate por la bahía visitando la isla de los Pájaros, para observar  una variedad de aves endémicas. Durante el paseo es muy probable que también veas delfines. Otra interesante visita es a la playa “El Maviri” para descansar o degustar el famoso “Pescado Zarandeado” o los camarones gigantes. 

Los Mochis no es solo el punto de partida o final del viaje en tren hacia las Barrancas del Cobre. Desde aquí se continúa en todas direcciones. Vuelos nacionales conectan a Los Mochis con la Ciudad de México y ciudades de los Estados Unidos, como Los Ángeles en California o Phoenix en Arizona.

Al pequeño pueblo de La Paz en Baja California se llega todos los días desde Topolobampo en el ferry (Baja Ferries) a través del Golfo de California. El viaje por mar dura aproximadamente 7 horas.

Otra conectividad que ofrece los Mochis es a Baja California volando a La Paz o a Los Cabos, una atractiva ciudad costera en el extremo sur de la península, que es atendida diariamente por las aerolíneas locales.

A principios del siglo pasado, los equipos de construcción de la línea de ferrocarril se sorprendieron cuando entraron en los cañones y descubrieron una tribu indígena que todavía parecía vivir en la Edad de Piedra. Debido a que los indígenas Tarahumaras, llamados entre sí mismos Rarámuri, se retiraron repetidamente a la región montañosa de la Sierra Madre para escapar de la civilización o los conquistadores Españoles, a menudo se les llama la tribu indígena más primitiva de América debido a su forma de vida.

Algunos Tarahumaras viven ahora cerca de las estaciones de tren, donde venden artículos artesanales como canastas, muñecas o cerámica a los viajeros cuando llegan los trenes. Para los Rarámuris, este es un ingreso para ayudar a sus familias.

Sin embargo, la mayoría de los Tarahumaras viven aún apartados de la civilización en los cañones y atendiendo sus ranchos en medio de la nada. Durante los meses de verano se encuentran en las regiones más altas, donde cultivan maíz y crían animales (principalmente cabras y pollos). Muchos viven tradicionalmente en cuevas. En los meses de invierno se trasladan a las barrancas más bajas y cálidas. Allí viven en chozas de barro, piedra o casas de madera.

Los Tarahumaras cuentan con una excelente condicion para correr y les gusta ponerse a prueba durante festivales locales. Correr cien kilómetros no es nada inusual para ellos ya que estan acostumbrados a recorrer largas distancias diariamente. Esto es aún más sorprendente cuando en los caminos tan accidentados entre carrera y carrera se van pateando una pequeña pelota de madera frente a ellos el llamado juefo de “Rarájipare” para los hombres y para las mujeres “La Arigueta”.

Los Tarahumaras, en su mayoría de baja estatura, a menudo van descalzos incluso en invierno. La ropa típica de las mujeres son las faldas estampadas de colores y usan una diadema roja o un pañuelo en la cabeza. Los hombres visten una camisa blanca y un taparrabos. Su cabello largo está unido por una diadema.

Los Tarahumaras viven de manera muy simple en pequeños asentamientos. Los estranjeros a menudo los perciben como muy tímidos y reservados. Pero entre ellos y sus familiares, son muy alegres, amables y serviciales con sus semejantes.

LosRarámuris nunca adoptaron completamente el cristianismo. Por lo tanto, su religión es una combinación de viejos ritos tradicionales y catolicismo. Esto está muy bien expresado en sus celebraciones. El festival más grande tiene lugar en la semana de Pascua.

Hacen su música con instrumentos hechos de madera por ellos mismos como Pandereta, tambor, flauta y una especie de violín. La elaboración de estos instrumentos se transmite de generación en generación, así como los bailes típicos. En los festivales, se bebe una bebida alcohólica hecha de maíz fermentado, llamada “Tesgüino”.

Las festividades son una forma de reunirse y celebrar con personas de pueblos vecinos.

La Sierra Madre consta de dos cadenas montañosas que se elevan hasta 3.600 metros y encierran las montañas más altas de México.

En el este de México, la Sierra Madre Oriental se extiende de norte a sur, en el oeste hacia el Pacífico se encuentra la Sierra Madre Occidental que se extiende alrededor de 1.300 km.

Mientras que las montañas en el este de México consisten principalmente en piedra caliza, la Sierra Madre Occidental en el noroeste fue creada por el vulcanismo.

Hace 30-60 millones de años, durante la Era Terciaria, hubo una intensa actividad volcánica asociada con la colisión de las placas del Pacífico y América del Norte. Ese fue “el nacimiento” de la Sierra Madre Occidental.

Durante un período de casi 10 millones de años, millones de toneladas de cenizas y rocas fueron expulsados de los volcanes. Formandose depósitos de hasta 3.000 m de espesor, que con el tiempo se presionaron para formar diferentes capas.

Otros movimientos tectónicos crearon grandes cortes en la superficie de la tierra en esta área. Muchos de ellos se hundieron hasta 1.500 m, formando grietas y barrancas. Las escarpadas paredes rocosas que se pueden ver hoy están hechas de roca dura y pudieron resistir la erosión. Grandes cantidades de lluvia crearon corrientes subterráneas, así como arroyos y ríos, algunos de los cuales todavía fluyen hoy entre los cañones.

Bienvenido a la Sierra Tarahumara

Lo que a menudo se conoce como el Cañón del Cobre o Barranca del Cobre en realidad se llama Sierra Tarahumara. Esta área de aproximadamente 25 millones de años en el norte de la Sierra Madre Occidental comprende un sistema de varios cañones grandes y pequeños, de los cuales el Cañón de Cobre es el más conocido. Juntos forman lo que se cree es el sistema de cañones más grande del mundo, que tiene aproximadamente 60,000 kilómetros cuadrados de área,  alrededor de cuatro veces más grande que el famoso Gran Cañón / Cañon del Colorado en Arizona / EE. UU. (Otra comparación: Baviera = 70,550 km2). Las barrancas de la Sierra Tarahumara son en varios lugares hasta 400 m más profundos que el Cañón del Colorado. Su altura máxima es de aproximadamente 3300 m, el punto más bajo es de 220 m sobre el nivel del mar. 

Sin embargo, dado que la Sierra Tarahumara nunca se ha medido exactamente, tales cifras no se pueden obtener con seguridad.

De la multitud de barrancas, presentamos a continuación las más conocidas por su belleza:

  • La Barranca del Cobre con 1.760 m de profundidad. Se conecta a las barrancas de Tararecua y Urique.
  • La Barranca Urique con 1.879 m de profundidad con el Río Urique que desemboca en el río Fuerte.
  • La Barranca de Batopilas con 1.800 m de profundidad. Está conectado con el Cañón de la Bufa y Munérachi. El sinuoso y empinado “Camino de la Plata” conduce a la antigua mina de plata que existió en Batopilas.
  • La Barranca de Sinforosa con 1.830m de profundidad a través de la cual fluye el Río Verde.
  • La Barranca de Chínipas con 1.600m de profundidad, que fue moldeada por el río Chínipas.
  • La Barranca Candameña con 1.750m de profundidad. Aquí se encuentra la segunda cascada más alta de la región, Basaseachi con 246 m.

¡No pienses que la Sierra Tarahumara es igual de grande que el Gran Cañón ! Cualquiera a quien se le ocurra la idea de encontrar formaciones rocosas en colores desérticos quedará decepcionado. La Sierra Tarahumara se asemeja a un “oasis” verde, especialmente después de la temporada de lluvias de junio a septiembre y por lo tanto impresiona es mucho más impresionante por su belleza natural. Una de las impresiones más asombrosas es que nunca puedes ver el fonde de las Barrancas, esto debido a la extensión y profundidad que tienen. ¡A menudo te sientes pequeño e indefenso frente a este gigantesco coliseo natural!

La Sierra Tarahumara fascina con su diversa flora y fauna, que varía según la altitud.

Puedes encontrar abetos en altitudes más altas. seguida de una zona cubierta con bosques de robles y pinos, seguida de la zona de plantas de nogal y enebro.

Por debajo de 1.500 m, los bosques de espinas áridas comienzan con cactus, agaves, mezquitas y acacias.

En el fondo de las barrancas crecen plantas tropicales como mangos, bananos o cítricos.

Mientras que los osos, los castores y los pumas están en peligro de extinción y, por lo tanto, rara vez se encuentran, el águila que  gira majestuosamente sobre las barrancas. La Sierra Tarahumara es el hogar de numerosas otras especies de aves, insectos, reptiles y anfibios.

La combinación única de flora y fauna, los aproximadamente 50,000 indígenas Tarahumaras y el escarpado mundo montañoso le dan a esta región en los dos estados de Sinaloa y Chihuahua un toque de singularidad y originalidad. – Bienvenido a la Sierra Tarahumara!

En general, se cree que el continente americano se empezó a poblar hace unos 50,000 años y que sus abitantes fueron de origen asiatico, quienes en pequeños clanes en busca de nuevos territorios y hábitats de caza cruzaron el estrecho de Bering. Estos pequeños grupos étnicos se movieron de Alaska hacia el sur a una velocidad de unos 20 kilómetros por generación. Después de todo, hace unos 21,000 años llegaron a lo que ahora llamamos México.

Estas personas, que eran cazadores y recolectores, se extendieron por todo México a lo largo del tiempo. Debido a condiciones externas favorables, surgieron culturas avanzadas como las de los olmecas o los mayas en algunas regiones, por nombrar solo dos. (Si desea obtener más información sobre las culturas prehispánicas, definitivamente debe planear en su viaje a México una visita al Museo de Antropología).

Sin embargo, el duro clima desértico del norte de México con sus diferencias de clima y temperaturas extremas obligó a las personas más que en otras regiones a una forma de vida nómada. La existencia de tales tribus nómadas en el norte de México se remonta a unos 10.000 años antes de nuestra era. El único sitio arqueológico conocido y de alta cultura en el norte de México, es Paquimé (también conocido como Casas Grandes) en el estado de Chihuahua, floreció entre 900 y 1200 DC. En ese momento, Paquimé tenía edificios de varios pisos, pirámides y un sistema de riego para la tierra circundante. Debido a los hallazgos, como collares hechos de conchas, jade y perlas, se debe suponer que Paquimé tenía relaciones comerciales con otras etnias. Alrededor de 1340 AC Esta ciudad fue incendiada, tal vez por apaches nómadas.

Con la conquista española de México en 1521, el continente americano comenzó a cambiar. Sin embargo, esto no sucedió al mismo ritmo en todas partes. Así, el inhóspito norte y la completamente desconocida Sierra Tarahumara y los grupos étnicos se mantuvieron a salvo de la “Conquista” durante mucho tiempo. Solo unos pocos europeos invadieron esta área. Entre ellos estaba el conquistador español Álvaro Núñez Cabeza de Vaca, quien difundió el rumor de siete ciudades del norte con grandes depósitos de oro y plata. Otro español, Francisco Vázquez de Granada, pudo confirmar la existencia de estos asentamientos. El joven y ambicioso Francisco de Ibarra inició con la colonización del norte de México y con ello la fundación de nuevas ciudades.

La base fundamental de la constante colonización del norte mexicano se dió con la lleegada de los Jesuitas, quienes llegaron a fines del siglo XVI y, durante sus casi 200 años de actividad misionera, se establecieron no sólo en el norte de México sino también en lo que ahora es el estado estadounidense de Arizona, Nuevo México y Texas.

Los primeros misioneros aprendieron que convertir a los indígenas a la nueva fé católica no era nada fácil. Los indígenas consideraban a todos los conquistadores com enemigos debido a las malas experiencias que tuvieron desde su llegada. Los sacerdotes Jesuitas fueron las primeras víctimas de los rebeldes Tarahumaras.

A pesar de tales contratiempos, siempre fueron los misioneros quienes defendieron los derechos de los indígenas. Cuando los Jesuitas fueron expulsados ​​de Nueva España, como se conocía entonces a México, por decreto del rey español en 1767, los Tarahumaras quedaron desprotegidos.

Con el tiempo, más y más españoles llegaron al país y obligaron a la población local a trabajar en las minas de plata. Para sobrevivir, los Tarahumaras se retiraron refugiandose en los valles y montañas de difícil acceso, donde muchos de ellos aún viven alejados de la civilización.

Baja California

La Paz se encuentra ubicada en el sureste de Baja California en el “Mar de Cortés”. El famoso oceanógrafo Jacques Costeau le nombró el “acuario más grande del mundo”. La diversidad de la fauna y flora submarina hacen de este lugar un paraíso para los buceadores, quizás uno de los mejores lugares del mundo.

A poca distancia de la ciudad puede encontrar playas solitarias, bahías tranquilas e islas vírgenes. Tierra adentro se pueden descubrir desiertos, oasis, montañas y lagunas. El ambiente virgen y natural atrae a pescadores deportivos, buzos, ecologistas, turistas, naturalistas, observadores de ballenas y viajeros de todas las edades a este tranquilo rincón de México.

La Paz es una ciudad acogedora famosa por sus pintorescas puestas de sol. Pasea por el puerto marítimo, el Malecón, visita la plaza y la  catedral

Además, La Paz es la capital del estado “Baja California Sur” y, a pesar de su relativa tranquilidad con más de 210,000 habitantes, es el lugar más importante del sur de Baja California.

Todos los Santos se encuentra en el Trópico de Cáncer: este es el grado de latitud más al norte donde el sol es perpendicular a la tierra en el solsticio en junio. Los pueblos Guaycura y Pericues se asentaron originalmente en este lugar privilegiado. Estas importantes culturas vivieron en el sur de la península y luego fueron objeto de evangelización por parte de los jesuitas.

Todos Santos fue fundado en 1723 y está ubicado en una meseta al pie de la Sierra Laguna (bosque de pinos y coníferas) y está rodeado por el Océano Pacífico. Este paraíso tropical es el lugar más fértil del sur de Baja California. Aquí se ubicaron varios ingenios azucareros, un factor económico importante para la región.

Durante el boom de los 100 años, se construyeron hermosos edificios, casas y un magnífico teatro. Sin embargo, debido a la sobreexplotación del agua, la sequía y el colapso de los precios del azúcar, la economía colapsó en la década de 1950. Todos Santos cayó en un letargo, del cual despertó el turismo emergente a principios de los años ochenta.

Este hermoso y enigmático oasis esconde en su interior un verdadero Pueblo Mágico: un lugar lleno de leyendas y fuente de inspiración para artistas y poetas. Por lo tanto, encontrará galerías en todas partes que sean atractivas para los amantes del arte más exigentes. Aquí también encontrará restaurantes de primera, cafés pintorescos y hoteles de lujo. Mientras caminas, mira los techos de las casas y cuenta las esculturas diseñadas para proteger a los compañeros de cuarto.

Las principales atracciones incluyen:

  • La misión de nuestra Sra. del Pilar, que fue construida en el siglo XVIII
  • El teatro “Grial. Manuel Márquez de León”
  • El centro cultural Siglo XXI
  • El Hotel California

Una visita obligada en Todos Santos es el Hotel California, la inspiración de la canción mundialmente famosa de “Eagles”.

Todos Santos tiene playas pintorescas y tranquilas como Los Cerritos, La Lobera, San Pedrito, Punta Lobos, Pescadero, Batenquitos, La Poza y Los Esteros, que son particularmente ideales para practicar surf, pesca deportiva y avistamiento de tortugas marinas.

Sur de México

Chichén Itzá es el sitio maya más famoso y mejor restaurado de la península. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1988 y una de las siete maravillas del mundo. Tanto Chichén-Itzá como Tulum son las ruinas más visitadas de todo México.

Esta ciudad arqueológica se encuentra en la península mexicana de Yucatán, a unos 120 km al este de Mérida. La cultura maya alcanzó su auge alrededor del año 600 DC hasta el siglo XIII.

La serpiente aparece en el equinoccio.

Hay una multitud particularmente grande en Chichén-Itzá en el equinoccio en la primavera del 20/21. Marzo y otoño el 21/22. Septiembre. La luz del sol crea la ilusión de que una serpiente va subiendo y bajando las escaleras de la pirámide “El Castillo” en la mañana y por la tarde de la luz a la sombra. Las escaleras están adornadas con la serpiente emplumada y los marcos de las puertas en la parte superior del templo muestran guerreros toltecas.

“El Castillo” también se llama la pirámide de Kukulkán y es un edificio típico de la arquitectura maya: hay un calendario maya de piedra.

Calendario maya de piedra y otros lugares de interés

Otros lugares de interés además de la gran pirámide de Kukulkán son:

  • El observatorio redondo
  • El campo de juego de pelota (Juego de Pelota)
  • El templo guerrero
  • El convento de las hermanas (Convento de las Monjas)
  • El Grupo de las Mil Columnas

La única estructura en la que puedes entrar o subir es la pirámide de Kukulcán.

El mejor momento para visitar Chichén Itzá

La principal estación seca es generalmente los meses secos de diciembre a mayo. El clima es constantemente cálido y húmedo, y las temperaturas solo caen ligeramente entre noviembre y febrero. Durante la temporada de lluvias (de junio a septiembre) hay lluvias tropicales violentas.

Monte Albán

La antigua capital zapoteca, se encuentra a pocos kilómetros al oeste de Oaxaca. Es uno de los sitios históricos más impresionantes de todo México y fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987. El nombre significa “Montaña Blanca”.

Monte Albán se encuentra aproximadamente a 2.000m sobre el nivel del mar con la cima de la montaña aplanada artificialmente y fue el centro religioso de los zapotecas, más tarde el mixteco. Las primeras personas en vivir aquí alrededor del año 500 antes de Cristo. AC., fueron muy probablemente zapotecas. Se cree que hubo vínculos culturales con los olmecas en el noreste.

 La historia de Monte Albán se divide en cinco fases diferentes:

  • Monte Albán I: alrededor del año 200 a. C. La cima de la colina fue nivelada y sobre ella se construyeron templos y palacios. Unos 10.000 habitantes se habían asentado en los flancos de las montañas. Durante este tiempo, los jeroglíficos y las fechas se grabaron en una especie de sistema de coordenadas, prueba de que Monte Albán fue el primer lugar en México en usar la escritura y un calendario escrito.
  • Monte Albán II: la ciudad se extendía entre 200 AC. y 300 DC su influencia está en todo Oaxaca. Los edificios de esta fase consistían en enormes bloques de piedra y tenían paredes empinadas.
  • Monte Albán III: su auge estuvo entre 300 y 700 DC Se crearon terrazas en la colina principal para construir casas para los aproximadamente 25,000 habitantes. La mayoría de los restos datan de este período. Muchos edificios estaban enlucidos y pintados de rojo. En ese momento, Monte Albán era el centro de una sociedad altamente organizada en la que los sacerdotes estaban a cargo.
  • Monte Albán IV: entre 700 y 950 DC, la ciudad fue abandonada y se convirtió en un paisaje de ruinas.
  • Monte Albán V: (950-1521) Durante este tiempo la ciudad aún estaba desierta. Solo los mixtecos del noroeste de Oaxaca usaron las antiguas tumbas para enterrar a sus propios dignatarios.

La Gran Plaza, el campo de juego de pelota y las tumbas son algunos de los lugares de interés.

El estado de Oaxaca es un crisol de diferentes idiomas y grupos indígenas, que además de la diversidad gastronómica, paisajística y marítima lo convierten en un interesante destino turístico una y otra vez.

Con su riqueza histórica y cultural, Oaxaca es un destino turístico fascinante donde se unen civilizaciones antiguas, arquitectura colonial y tradición viva. Su cultura y la calidez de sus habitantes son las principales razones para un viaje a Oaxaca para que esta región haga su magia en todos sus sentidos.

Palenque

Incrustada en la selva tropical se encuentran las ruinas de Palenque, probablemente el más impresionante de todos los sitios mayas clásicos en el sur de México. Estas ruinas arqueológicas se encuentran en el estado de Chiapas, a unos 8 km a las afueras del pueblo de Palenque, también conocido como Santo Domingo de Palenque.

La metrópoli maya de Palenque ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987. El pequeño pueblo se encuentra debajo del río Usumacinta. Numerosas pequeñas corrientes fluyen a través del área arqueológica de Palenque. Las ruinas, para las que a menudo se crearon terrazas artificiales, se ubican contra las verdes colinas de las tierras altas, que se han integrado en la arquitectura de la ciudad. Hasta ahora, solo alrededor del 5 por ciento de los edificios han sido descubiertos, el resto todavía está cubierto por la selva.

El nombre Palenque significa agua grande. Se usó por primera vez alrededor del año 100 AC. y tuvo su apogeo alrededor de 630 a 740 DC. Bajo la regla Pakal (615-683), la ciudad se hizo famosa. Pakal fue representado en los jeroglíficos por el sol y el escudo. Muchos edificios fueron construidos en Palenque durante el reinado de Pakal. Uno de ellos es el gran Templo de las Inscripciones “Mausoleo de Pakals”. La pirámide escalonada tiene unos veinte metros de altura y tiene un pequeño templo en la plataforma del techo. La cámara funeraria tiene una superficie de cuatro por diez metros y tiene unos siete metros de altura. Subir la pirámide escalonada ya no está permitido para los turistas.

El palacio está diagonalmente opuesto al “Templo de las Inscripciones”, un gran edificio con un laberinto de pasillos y habitaciones. Al noreste se encuentra el Patio de los Cautivos. Contiene una colección de esculturas en relieve que se ven un poco grandes para su entorno. Representan a los gobernantes capturados que fueron traídos aquí. Las ruinas del Grupo de las Cruces, el Templo del Sol y la Acrópolis del Sur también se encuentran en esta área compleja.

Al explorar las pirámides, imaginan los edificios de piedra tal como se veían cuando Palenque alcanzó el máximo de su poder: pintados de rojo con detalles de estuco azul y amarillo ornamentados. El bosque alrededor de los templos aún alberga monos aulladores, tucanes y ocelotes.

Si desea ver todos los destinos en los alrededores cercanos y lejanos (Ruinas de Palenque, Agua Azul, Misol Ha, Yaxchilan y Bonampak), necesita de 2 a 3 días. Las ruinas de Palenque, Agua Azul y Misol Ha también se pueden visitar en un día. Yaxchilan y Bonampak también se pueden visitar en otro día.

En Palenque el clima es muy cálido y húmedo, por lo que se recomienda comenzar las excursiones muy temprano: es más fresco y no está tan lleno de gente. Además, la niebla de la mañana envuelve las ruinas en una pintoresca bruma. En cualquier caso, ¡debes llevar protección solar!

Tulum

Se encuentra a unos 55 km al sur de Playa del Carmen, en la llamada Riviera Maya, una franja costera en la costa caribeña de Quintana Roo. Uno de los lugares que no puede dejar de visitar de Tulum son las ruinas mayas, que se encuentran en los acantilados sobre el Caribe.

En Mayathan, Tulum significa “muro” o “fortaleza”. El antiguo nombre de Tulum era zamá, que significa “amanecer”. La ciudad fue una vez un centro comercial y también religioso y, sobre todo, un importante puerto marítimo maya. Cuenta con una muralla de más de 4m de altura y un total de 600m de largo rodea la gran área de 380 y 170m, en la que hay cerca de 50 templos (casas) y restos de palacios (más pequeños).

Tulum ha sido declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Acompañado de cálidas noches estrelladas y mar turquesa, el sitio arqueológico se eleva a la orilla del mar. Todo lo que queda de la gran ciudad maya es el distrito del templo con el palacio. Otros edificios incluyen el Templo del Dios Descendente, el Templo de los Frescos  y el Templo de los vientos.

Las ruinas bien conservadas de Tulum son notables, pero su ubicación única es casi aún más impresionante. Los edificios de color marrón grisáceo se elevan sobre una playa rodeada de palmeras y de aguas color turquesa. No debería esperar encontrar la misma arquitectura aquí que en Chichén-Itzá o Uxmal. Los edificios en Tulum son indudablemente de influencia tolteca y son el producto de una cultura maya que ya estaba en decadencia. El centro de la ciudad está rodeado por una muralla abierta al mar, con torres de vigilancia en las esquinas noroeste y suroeste. Por razones de conservación de monumentos, no todas las ruinas son accesibles para los visitantes. El sitio fue construido para observar el cielo estrellado, especialmente a Venus. El calendario maya se creó en esos lugares y se verificó constantemente. Las pequeñas aberturas de las ventanas aún muestran la alineación y la transmisión de los rayos solares en el solsticio de invierno.

Tulum tuvo su apogeo en el período posclásico desde el año 1200-1400 DC. Sin embargo, las primeras huellas de asentamiento provienen de períodos mucho más tempranos, la evidencia más antigua es un hallazgo estelar con el año 564. Tulum era el puesto avanzado más oriental de la región maya yucateca y, cuando llegaron los españoles, una de las últimas ciudades mayas intactas que quedan en la costa.

Las principales atracciones de la zona incluyen esnórquel y buceo. No solo los fantásticos arrecifes son tentadores, sino también las diversas y misteriosas cuevas y cenotes submarinos que cada vez son más.

Uxmal está a unos 80 km al suroeste de Mérida y, junto con Chichén-Itzá, es el más importante de todos los sitios mayas en la península de Yucatán. El nombre se deriva del idioma maya zukatek y significa “tres veces”. Uxmal fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Los primeros rastros de Uxmal se remontan a 400 AD. puede rastrearse. La ciudad-estado experimentó su apogeo como un centro económico y religioso entre los años 800 y 1000 DC. Durante este tiempo, Uxmal fue el centro urbano dominante de la región, comparable a Chichén-Itzá du Mayapán. Todos los edificios más grandes se construyeron alrededor de 900. En ese momento, alrededor de 20,000 personas vivían en Uxmal. Después de la invasión tolteca de la península yucateca, Uxmal fue abandonado aproximadamente en 1.200.

El edificio más famoso de Uxmal, la enorme pirámide de “magia” o “adivina” de 38m de altura (el nombre proviene de una leyenda local, según la cual la pirámide fue construida por un mago en una sola noche) se destaca en el camino de acceso. La pirámide tiene una base ovalada que es inusual en el mundo maya. Los bordes redondeados recuerdan las paredes redondas de las chozas mayas típicas. Esta pirámide es el resultado de cinco superestructuras (revestimiento) de edificios y períodos anteriores. Es el tercero más alto en la península de Yucatán con 117 escalones que suben abruptamente sin un aterrizaje intermedio.

Los edificios están dominados por la “Pirámide del Adivino” o “Pirámide del Hechicero”, que, como la mayoría de los edificios en Uxmal, fue reconstruida y expandida repetidamente durante el asentamiento de la ciudad. El edificio más famoso es el llamado Palacio del Gobernador, que se encuentra en una plataforma alta. Uxmal es ahora una de las ruinas mayas más visitadas y ofrece una buena visión de la apariencia original de la ciudad a través de la restauración de edificios.

Aquí también se pueden ver otras ruinas: Cuadrángulo de los Pájaros, Cuadrángulo de las Monjas, La Casa de las Tortugas, El Palacio del Gobernador, Trono del Jaguar, La Gran Pirámide. A 30m de altura, este último es solo ligeramente más bajo que la pirámide del mago. El palomar este complejo en ruinas es más antiguo que los otros edificios en Uxmal. Solo queda una pared de él.

Al lado de esta instalación hay un pequeño museo con hallazgos de Uxmal, como estelas, área de juegos de bolas, cerámica, etc. Todas las noches hay un espectáculo de luz y sonido en la plaza de las monjas (templo norte). Los edificios de Uxmal están iluminados con colores alternos por focos, que combinan dramáticamente las narrativas y la música. La obra teatral de radio retrata la historia de Uxmal, la vida de sus habitantes y gobernantes, las guerras y la invocación a Chaak para que llueva.

Ciudades coloniales

Hay muchos lugares desconocidos pero fascinantes en México que ofrecen relajación y aventura a turistas de todo el mundo. Estos incluyen a los Pueblos Mágicos. Estos son lugares que se caracterizan por su belleza y un patrimonio cultural e histórico particularmente prósperos.

Para ayudar a que estos pequeños lugares mágicos se vuelvan más turísticos, el gobierno mexicano ha iniciado un proyecto y ha estado promoviendo el programa “Pueblos Mágicos” desde 2001. El premio está especialmente destinado a pequeñas ciudades que han conservado su estilo arquitectónico único de la época colonial. Otras estructuras locales, como las aldeas de los indígenas tarahumaras, se promueven a través del programa de patrimonio nativo de la nación. En conjunto, todas las medidas le dan al viajero una variedad de impresiones de formas, colores y olores, por lo que México es conocido en todo el mundo.

Además de su importancia histórica y cultural, estas pequeñas ciudades ofrecen modernos hoteles y conexiones de transporte. La administración y los residentes trabajan juntos para brindar una cálida cultura de bienvenida y un buen servicio. Estos programas de apoyo especiales no solo son un beneficio comercial para los residentes, sino que también les ofrecen la oportunidad de ponerse en contacto activo con turistas de diferentes países.

El programa “Pueblos Mágicos” comprende actualmente 83 lugares que vale la pena ver. Puede visitar tres de ellos en su viaje en tren por la Sierra Tarahumara: El Fuerte, Creel y Batopilas.

Solo las calles y las casas de estos lugares mágicos son lugares de interés, pero hay mucho más por descubrir. ¡Te invitamos a explorar estas ciudades por ti mismo!

En El Fuerte, por ejemplo, puedes probar las tortillas de harina hechas a mano durante un paseo por la ciudad. Si desea hacer un viaje en bote, reúnase poco después del desayuno en el lobby del hotel. Río abajo con grandes botes inflables. Se puede observar la gran variedad de especies de aves y plantas endémicas a orillas del río El Fuerte. Se incluye una visita a las antiguas inscripciones de la pared y las piedras de petroglifos en una pequeña colina (“El Cerro de la Mascara”). Este lugar contiene alrededor de 45 piedras, que juntas tienen más de 100 grabados. Los petroglifos tienen entre 800 y 2.500 años.

En Creel, una aventura te espera en las cascadas cercanas, donde puedes refrescarte en el agua burbujeante. Se puede realizar una caminata por un paisaje impresionante con una serie de formaciones rocosas surrealistas. En el “Valle de los hongos” y el “Valle de las ranas”, extrañas formaciones de piedra hacen honor a su nombre. Pilares de piedra verticales se encuentran en el “Valle de los Monjes” y son adorados por los Rarámuri como símbolos de fertilidad.

En Batopilas realice una de las caminatas más populares que conducen a la “La Catedral Desaparecida” en Satevo. Esta iglesia artística fue descubierta en el siglo XVIII. en un cañón remoto y deshabitado. Para llegar a esta iglesia hay que caminar 8 kilómetros o 20 minutos en coche. Otros lugares de interés en el área de Batopilas también merecen una visita.

Pueblos Magicos

In Mexiko gibt es viele unbekannte, aber faszinierende Orte, die den Touristen aus aller Welt Entspannung und Abenteuer bieten. Dazu gehören die Pueblos Mágicos “magische Dörfer”. Das sind solche Orte, die sich durch ihre Schönheit und ein besonders reiches kulturelles und geschichtliches Erbe auszeichnen.

Um diesen kleinen magischen Orten zu größerer touristischer Bedeutung zu verhelfen, hat die mexikanische Regierung ein Projekt initiiert und fördert seit 2001 das Programm „Pueblos Mágicos“. Die Auszeichnung ist besonders für die kleinen Städte gedacht, die ihre einzigartige architektonische Bauweise aus der Kolonialzeit bewahrt haben. Andere Ortsstrukturen, wie zum Beispiel die Dörfer der Tarahumara Indianer, werden mit dem Programm der nativen Erbschaft der Nation gefördert. Zusammen genommen geben alle Maßnahmen dem Reisenden vielfältige Eindrücke von Formen, Farben und Düften, wofür Mexiko weltweit bekannt ist.

Außer der historischen und kulturellen Bedeutung bieten diese kleinen Städte moderne Hotels und Verkehrsverbindungen. Die Verwaltung und die Einwohner arbeiten zusammen, um eine warme Willkommenskultur und einen guten Service zu leisten. Diese besonderen Förderprogramme sind nicht nur ein kommerzieller Gewinn für die Einwohner, sondern bieten ihnen auch die Möglichkeit, aktiv mit Touristen aus verschiedenen Ländern in Kontakt zu treten.

Zurzeit umfasst das Programm „Pueblos Mágicos“ 83 als besonders sehenswert eingestufte Orte. Drei davon können Sie bei Ihrer Zugfahrt in der Sierra Tarahumara besuchen: El Fuerte, Creel und Batopilas.

Allein die Straßen und Häuser dieser magischen Orte sind Sehenswürdigkeiten, aber es gibt noch viel mehr zu entdecken. Wir laden Sie ein, diese Städte selbst zu erkunden!

In El Fuerte können Sie zum Beispiel bei einem Stadtgang die handgemachten Mehltortillas probieren. Wollen Sie an einem Bootsausflug teilnehmen, dann treffen Sie sich kurz nach dem Frühstück vor der Lobby des Hotels. Mit großen Schlauchbooten lassen Sie sich flussabwärts treiben. Dabei können Sie an den Ufern des El Fuerte Flusses die große Vielfalt an Vogelarten und endemischen Pflanzen beobachten. Ein Besuch der alten Wandinschriften und Petroglyphen-Steine auf einem kleinen Hügel („El Cerro de la Mascara“) ist eingeschlossen. Dieser Ort umfasst ca. 45 Steine, die zusammen über 100 Gravuren aufweisen. Die Petroglyphen haben ein Alter von 800 bis zu 2.500 Jahren.

In Creel  erwartet Sie ein Abenteuer an den nah gelegenen Wasserfällen, wo Sie sich im sprudelnden Wasser erfrischen können. Eine Wanderung durch eine beeindruckende Landschaft mit einer Reihe surrealistischer Felsformationen lässt sich anschließen. Im „Tal der Pilze“ und im „Tal der Frösche“ machen bizarre Steinformen ihren Namen alle Ehre. Im „Tal der Mönche“ stehen aufrechte Steinsäulen, die von den Rarámuri als Symbole der Fruchtbarkeit verehrt werden.

In Batopilas besuchen eine der beliebtesten Wanderungen welche zur Cathedral Perdida „die verschwundene Kathedrale“in Satevo führt. Entdeckt wurde diese kunstvolle Kirche im 18. Jhdt. in einem abgelegenen und unbewohnten Canyon. Um zu dieser Kirche zu gelangen, müssen Sie 8 Kilometer Fußweg oder eine Fahrt von 20 Minuten auf sich nehmen. Auch andere Sehenswürdigkeiten in der Umgebung von Batopilas sind ein Besuch wert.

 

Eventos Especiales

Migración de la mariposa monarca

La migración de la mariposa monarca es un evento espectacular que se repite año tras año entre finales de octubre y principios de noviembre: alrededor de esta época, millones de mariposas monarca vuelan desde la región de los Grandes Lagos en los Estados Unidos y Canadá, a 4.500 kilómetros de distancia, hacia las boscosas tierras altas mexicanas. Aquí, en la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, en la frontera entre los estados de Michoacán y la Ciudad de México, hibernan.

Las mariposas monarca son de gran belleza y color. Como polinizadores, juegan un papel importante en el equilibrio ecológico y son de crucial importancia en el ciclo de vida de los bosques. Los insectos de color naranja con líneas de cuadrículas negras difieren de sus colegas en su longevidad: mientras que otras mariposas tienen un ciclo de vida de 24 días, las monarcas pueden vivir hasta 9 meses.

Las alas tienen un patrón naranja-negro fácilmente reconocible con una envergadura de 8 a 12 cm, por lo que existen diferencias fundamentales entre machos y hembras:

  1. Las mariposas monarca hembras tienen alas más oscuras y las rayas negras en las alas son más anchas.
  2. Las alas de los machos un poco más grandes tienen rayas más delgadas en comparación con las hembras, y se puede ver un punto negro en cada una de las alas traseras que libera feromonas.

Es difícil decir cuántos huevos pondrán las mariposas monarca hembras durante su vida, pero el promedio en su hábitat natural se estima en 300 a 400 huevos.

En el viaje hacia y durante su estadía en México, los ejemplares adultos se aparean, ponen huevos y nace la generación que volará a Estados Unidos y Canadá el próximo mes de marzo. Ninguno de ellos regresará a México ya que su ciclo de vida es de solo unas pocas semanas.

Cuando las mariposas se acercan a su destino, se reúnen en grandes bandadas, cruzan carreteras y trepan por las empinadas laderas de las montañas. Al amanecer se elevan hacia el cielo como nubes doradas y anaranjadas. Pasan la parte más calurosa del día en los suelos húmedos del bosque. El mejor momento para verlos es una tarde cálida y soleada, cuando han cubierto el piso como una alfombra brillante. Son lentos en los días fríos. Amapa Tours te muestra los mejores lugares donde puedes experimentar este espectáculo en medio de la hermosa naturaleza de Michoacán.

La Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca ha sido una de las cuatro bellezas naturales reconocidas como Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el 2008.

 

Equinoccio en Chitzen Itza

Experimenta el equinoccio en Chichén Itzá: el día en que la serpiente emplumada se desliza.

El equinoccio son los dos días del año en que el día y la noche tienen exactamente la misma longitud, lo que indica la transición del invierno a la primavera y del verano al otoño. Esto se aplica a todos los lugares de la tierra. El sol sale casi exactamente en el este o se pone en el oeste en esos días en todo el mundo.

Las ruinas de Chichén Itzá son uno de los lugares más visitados para apreciar este fenómeno. Cada año, miles de personas se reúnen en la pirámide de Kukulcán para maravillarse ante la aparición de la serpiente emplumada y celebrar juntos en primavera u otoño.

Cuando el sol se pone alrededor de las 4 p.m., comienza el espectáculo: el juego de luces y sombras entre el sol y los nueve escalones de la pirámide proyecta una banda brillante y curvada en el exterior de la escalera de la pirámide, que gradualmente se mueve hacia abajo y luego por un breve momento con la cabeza de serpiente de piedra. unidos al pie de la pirámide. El resto del lado de la pirámide está en la sombra. Esto crea la impresión visual de que la serpiente se deslizaría por los escalones del lugar de culto. Después de unos 30 minutos, el cuerpo de la serpiente de Quetzalcóatl es claramente visible. El fenómeno único dura unos minutos, luego la serpiente se disuelve y deja a los espectadores asombrados.

En este momento mágico y emocional, muchas personas caen de rodillas y extienden los brazos para absorber la mayor cantidad de energía posible.

Los equinoccios caen el 19, 20 o 21 de marzo (equinoccio de primavera) y el 22, 23 o 24 de septiembre (equinoccio de otoño). Te invitamos a experimentar este fenómeno con nosotros.

Día de los muertos en México

El Día de los Muertos es una de las fiestas más importantes y hermosas para todos los mexicanos. Las celebraciones de los fallecidos comienzan el 31 de octubre, la víspera del Día de Todos los Santos, se extienden hasta el Día de los Muertos el 2 de noviembre. Según la leyenda, el día de los muertos los ángeles (angelitos) vienen a visitar a sus familiares para celebrar con ellos.

El Día de los Muertos no es un evento de duelo, sino un colorido festival folklórico en honor a los fallecidos. Según la antigua creencia popular mexicana, las almas de los muertos del más allá regresan a sus familias para visitarlos ese día. Durante estos días, la atención se centra en la memoria del difunto.

Una feliz reunión con música, baile y buena comida se celebra junto con la familia o con amigos. Cada familia erige un altar en su departamento con flores y fotos de los familiares fallecidos. Se preparan platillos que les gustaban y se escucha su música favorita. Las ofrendas se construyen sobre los altares en varias etapas. Una imagen del difunto, para quien se construyó el altar, generalmente está en el nivel superior.

En el segundo piso, se colocan objetos que le gustaron a esta persona en la vida,Comida, juguetes, instrumentos musicales, cerveza, tragos de tequila o cigarrillos. En el nivel más bajo hay velas, figuras de Santa María de Guadalupe o flores. Los altares también están decorados con guirnaldas coloridas hechas de papel cortado (generalmente con calaveras). Las decoraciones comunes son: el Pan de Muertos, el cráneo hecho de azúcar (Calaveras de Azúcar) y la flor naranja de los muertos (Flor de Cempasuchíl).

Se pueden encontrar ofrendas no solo en las casas de los mexicanos, sino también en los cementerios, donde se erigen enormes altares en el Día de Muertos para honrar a las personas famosas. Algunas calles o tiendas están decoradas con flores como símbolo de muerte. En todas partes puedes ver esqueletos y calaveras hechas de chocolate, amaranto o mazapán en los escaparates, que llevan los nombres de los muertos en el frente, para recordarlos.

En México, la muerte no se ve como el final de la vida, sino, como creían los aztecas, como una fase de transición a otra fase de la vida. En tiempos prehispánicos, los aztecas incluso daban a sus enemigos un lugar donde los fantasmas podían regresar: en un marco de madera (Tzompantli), los cráneos estaban perfectamente alineados como un recipiente para los fantasmas.

Los misioneros españoles, que intentaron sin éxito abolir el festival pagano, combinaron las celebraciones con las celebraciones del Día de Todos los Santos. El paralelismo entre el concepto cristiano de la muerte y la creencia indígena hizo posible este sincretismo, lo que permite que vivan las costumbres del México prehispánico.

Ciudad de México celebra el Día de los Muertos con un desfile gigantesco. Ese día, alrededor de 1,000 personas deambulan por las calles. Se disfrazan como esqueletos, como azúcar o como la Dama Catrina – La muerte. Un espectáculo colorido donde puedes sentir de cerca la alegria y la tradición de los mexicanos.

En San Andrés de Mixquic, cerca de Coyoacán, puedes sentir el espíritu del día de los muertos en todas partes. En el cementerio, todas las capillas están decoradas con flores, por lo que la torre de la iglesia ofrece una vista magnífica de la alfombra de flores de color naranja y las numerosas velas.

Un pequeño movimiento de Catrina tiene lugar en Coyoacán. El epítome de esta celebración, La Catrinas es conocida en todo el mundo como una figura de culto y sirve como un disfraz para celebrar este día en muchos países, incluida España. Está representado por una cara pintada que se asemeja a una calavera y está decorada con flores de colores.

“Catrín” originalmente se refería a un hombre de la aristocracia elegantemente vestido, que estaba acompañado por una mujer. La Catrina es un personaje femenino con más de 100 años de historia, creado por el dibujante mexicano José Guadalupe Posada. Primero se llamaba “La Calavera Garbancera” y era una burla para los pueblos indígenas que se habían enriquecido y habían perdido sus orígenes y costumbres. Análogamente, Calavera Catrina significa: En la muerte todos somos iguales. Más tarde, el muralista Diego Rivera se hizo cargo del motivo de “La Catrina” y lo hizo famoso.

El Ultra-Maratón “Caballo Blanco” (UMCB)

En este legendario Ultra Maratón se recorren más de 80 kilómetros a lo largo del magnífico Cañón de Urique. Se lleva a cabo todos los años el primer domingo de marzo y es sin duda uno de los maratones más pintorescos del mundo.

El inicio es en el pueblo de Urique, cuyos cañones del mismo nombre se extienden hasta 1.800 metros y se encuentran entre los más profundos de la Sierra Tarahumara.

Más de 800 corredores de los cañones de cobre, de varias regiones de México y de todo el mundo se reúnen frente a la plaza principal de Urique para unirse a los anfitriones indígenas Rarámuris, también conocidos como “aquellos con los pies ligeros”. Sumérgete en una aventura inolvidable. Los tarahumaras celebran su forma de vida y cultura y comparten su alegría de correr con otros.

El primer Ultra Maratón “caballo Blanco” fue en marzo del 2003 organizado por Michael Randall Hickman mejor conocido por los Rarámuris como Micah, que en el idioma Rarámuri significa Caballo Blanco. Quería reunir a corredores de todo el mundo y promover la gran cultura de los Rarámuris (Tarahumara), apoyarlos y también a las comunidades rurales.

Los atletas de resistencia de todo el mundo ahora participan en el ultra maratón y apoyan a las familias locales de Rarámuris. Cada registro de carrera ayuda.

El organizador de la Ultramaratón Caballo Blanco es la comunidad de Urique, Chihuahua, México, con el apoyo de la asociación Mas Locos y amigos de todo el mundo. El UMCB tiene una historia increíble y es considerado uno de los eventos más importantes a los que todos los corredores de maratón deberían participar.

Otro punto culminante ese fin de semana es la carrera infantil de la UMCB “La Carrera de los Caballitos”: un día anterior (sábado) al día de la carrera, muchos niños tarahumaras participan en carreras cortas en la ciudad de Urique. Este evento infantil es una tradición maravillosa en la que se está preparando la próxima generación de corredores.

Las montañas de la Sierra Madre siempre han obligado a los tarahumaras a caminar mucho. De esta manera, desarrollaron más y más resistencia con el tiempo. Incluso hoy hay Rarámuris que corren hasta 170 km a través de las montañas sin parar.

Dos de los mejores corredores Rarámuri de la región son:

Miguel Lara: Ha ganado el Ultramaratón Caballo Blanco en los últimos tres años.

Lorena Ramírez: Una corredora particularmente talentosa que ha ganado el Ultramaratón cinco veces.

Pregunte por nuestros programas de viaje
error: Content is protected !!