Barranca del Cobre en abril

Copper Canyon

Por supuesto que había oído hablar del “Cañón de Cobre” en el norte de México, pero al estar en la región me sorprendió aún más.

Escuchaba que se suponía que el norte de México era peligroso. Así que me subí al avión con una extraña sensación. Como ya había estado en la península de Yucatán hace medio año y me encantó,  aprendí a querer más México en estos últimos 10 días, estaba muy ansioso por el viaje a Chihuahua, y no me decepcionó.

El viaje fué desde la Ciudad de México con un vuelo nacional a Chihuahua. No tenía idea de la ciudad, pero no esperaba que fuera una verdadera meca para los vaqueros. Cada tercer hombre camina por la ciudad con un sombrero y botas de vaquero. Hay barrios enteros con tiendas de equitación. Después de un primer recorrido por la ciudad, estaba tranquilo porque no me sentía inseguro. La gente era agradable y cálida, estaba feliz de que los turistas finalmente estuvieran interesados ​​en “su” México.

Continuamos hacia Creel, un pequeño pueblo cerca del Cañón del Cobre en la Sierra Tarahumara. Creel es llamado “Pueblo Mágico”, pueblos que han sido reconocidos como particularmente dignos de ver debido a su carácter típico y bien cuidado. Creel es una pequeña ciudad occidental con una estación de tren “El Chepe”. El lugar en sí es muy pequeño y se caracteriza por el turismo con hermosos destinos en la zona. Hicimos una corta caminata a la cascada “Cusárare”, que desafortunadamente tenía muy poca agua el mes de abril es muy seco. Sin embargo, debe de tener una vista espectacular durante la temporada de lluvias o poco después. La región alrededor de Creel también es conocida por sus formaciones rocosas que parecen hongos y ranas.

Las “Barrancas del Cobre” son más grandes que el Gran Cañón en los Estados Unidos. Para ser sincero, pensé: una barranca es una barranca. ¡Pero definitivamente aquí no es el caso! Para ser sincero mi visita al Gran Cañón del colorado me decepcionó. Me lo imaginaba más espectacular, único y, sobre todo, menos turístico. El Cañón de Cobre en diferencia ofrece eso y mucho más.

¿Tomar la tirolesa más larga del mundo sobre las barrancas? Definitivamente vale la pena superar el miedo y vivir ésta experiencia única que se ofrece en el parque de aventuras. Había hecho canopy antes, pero 2.530m y velocidades entre 80 y 135 km / h son especiales. Pasamos la noche cerca del parque y la próxima parada del tren Chepe con una vista espectacular. Las habitaciones del “Hotel Mirador” tienen balcón con vista al cañón. No solo una gran vista durante el día, sino también por la noche con el cielo estrellado es simplemente increíble, casi tan increíble como el amanecer al dia siguiente. Vale la pena levantarse temprano.

El viaje continuó en tren. Así que nos sentamos en El Chepe, un tren que sale de Chihuahua hasta el Pacífico. Lo que es realmente especial son las excelentes vistas y los impresionantes paisajes en todo el recorrido. Pasé la mayor parte del tiempo en los vestibulos del tren para tomar excelentes fotos.

El viaje continuó a El Fuerte, un hermoso pueblo colonial. En el centro de la ciudad hay una plaza típica, como la conocen desde América Latina, y aquí la vida también tiene lugar durante el día. La ciudad en sí es típicamente mexicana, colorida y animada, con kiosco en el centro. Una gran vista de la ciudad se aprecia desde las murallas de la antigua fortaleza “El Fuerte”.

Pasé los últimos dos días en la feria turística más grande de México, Tianguis Turístico en Mazatlán, para encontrar nuevas ideas de viaje y hacer contactos.

Mis preocupaciones sobre la seguridad en esta región eran completamente infundadas porque siempre me sentí muy seguro y bienvenido. Me impresionó la diversidad de este gran país, que tiene mucho más que ofrecer que las famosas ruinas mayas y las fantásticas playas. Pero una cosa era igual en todas partes en México: la alegría de vivir y la excelente amabilidad de sus residentes.

 

Lisa S., viaje grupal abril de 2018

Comments are closed.